Cómo surgió este sitio
Una competencia de programación se parece mucho a una de ajedrez. Silencio sepulcral y mesas llenas de contrincantes abstraídos, con miradas perdidas o halándose los pelos. En lugar de tableros hay computadoras y las piezas son algoritmos.