Las pelotas de la Serie Nacionalde Béisbol y la Sub-23 son de importación y cuestan más de siete dólares. En el caso de las categorías escolares, juveniles, provinciales y municipales, el valor supera los cinco. Estas se utilizan tanto para entrenamientos como para juegos. Sacando cuentas rápidas es evidente el gasto de miles de dólares en redondas con costura.

 

Sin embargo, hace más de tres décadas, en Villa Clara, Francisco Javier Carbonell Duménigo realiza pelotas multipropósitos para el entrenamiento de béisbol, sóftbol y hockey sobre césped. Mientras conversamos me muestra una de 1987, casi nueva, que usaba Pedro Pérez Delgado (Pedrito), entrenador de pitcheo en selectivas, Juegos Olímpicos y mucho más.

 

“Las mías valen 60 CUP y propician el desarrollo de la velocidad- fuerza de los lanzadores y bateadores”. Volviendo a sumar en la calculadora se nota el ahorro considerable de divisas que significarían para el país. “Solo municipios de Cienfuegos, Holguín, Sancti Spíritus y Villa Clara las han comprado. Es necesario que el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) las adquiera y pueda distribuirlas en toda la nación. Entrenadores y directores de equipos, incluso de las Escuelas de Iniciación Deportiva Escolar (EIDE) se han interesado mucho, pero carecen de los medios para obtenerlas”.

 

La calidad y beneficios de las pelotas de goma se muestran al final del trabajo en opiniones de destacados beisbolistas, también se producen de PVC y poliuretano. Hay que agregar que las primeras dos innovaciones inscriptas en la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores (ANIR) del INDER son de Carbonell, la primera, las pelotas —premiadas por Juan Antonio Samaranch, presidente del Comité Olímpico Internacional entre 1980 y 2001—, la segunda, pizarras de control de pitcheo.

 

Carbonell ha escrito En busca de las 100 millas (dos ediciones) y también par de novelas radiales. Así se demuestra como casi todos sus sueños llegan a la realidad, excepto el de ver sus pelotas en todo el país en áreas deportivas, EIDEs, academias, centros laborales, escolares y en la red comercial para que niños y jóvenes jueguen con estas.

 

“En Cuba existe conocimiento técnico de sobra, pero está ausente la implementación”, reconoce quien participó en 10 series nacionales, equipos juveniles y universitarios, y como softbolista en seis torneos primera categoría del patio, Centroamericanos y del Caribe y Panamericanos, entre otros. Después del contacto reciente con Luis Daniel del Risco, de la Comisión Nacional de Béisbol, Carbonell continúa fabricando con más ímpetu en Carretera Central Banda a Esperanza, donde el taller posee una capacidad de producción de 100 pelotas diarias.

 

Opiniones sobre las pelotas de Carbonell, tomadas de Telecubanacán

Vladimir Hernández, director de Villa Clara: Los muchachos han mejorado la fortaleza al pegarle a la pelota. Llegué a tirar 94 millas y le doy gracias a esa bola negra.

Luis Borroto, campeón olímpico en Atenas 2004: Me favoreció mucho en la preparación y durante las competencias.

Eliecer Montes de Oca, campeón olímpico en Atlanta 1996: En 1998 me intervinieron quirúrgicamente y gracias a estas fotalecí el brazo.

Jorge Fernández, entrenador escolar: Cuando el terreno está húmedo no se afectan. Contribuyen al mejoramiento de la fuerza del brazo de los atletas.

Roberto Rodríguez, exjugador y entrenador: Al utilizarlas se le hace más resistencia al bate, por ende te fortalece las muñecas y el antebrazo.

Roidel Enríquez, entrenador de pitcheo y exlanzador: A Pedro Luis Lazo y Eliecer Montes de Oca los benefició. Con experiencia y maestría la empleaban.

 

Fuente: Periódico Trabajadores. Disponible en http://www.trabajadores.cu/20180311/importaciones-pelotas-carbonell/